10 cosas que (quizá) no conocías de Emily Dickinson

Emily-Dickinson-PoetNo he visto nunca una landa,/ nunca he visto el mar,/ y sin embargo, sé cómo está hecho el yermo,/ y sé lo que debe ser la ola. Estos versos de Emily Dickinson son un claro reflejo de cómo la imaginación puede sustituir a la experiencia. Se vuelven especialmente significativos cuando conocemos algunos detalles de la biografía de esta autora que escribió más de un millar de poemas recluida en la casa paterna de su Amherst (Massachusetts) natal. Hoy, en el 185 aniversario de su nacimiento, queremos hablaros de diez curiosidades de la vida de Emily Dickinson, una de las poetas más influyentes de la literatura americana.

1.-Éxito póstumo

De los más de 1.800 poemas que se le atribuyen, sólo cinco se publicaron en vida de la autora. De estos últimos, tres vieron la luz sin su consentimiento.

2.-Un tesoro en la habitación

No fue hasta la muerte de Emily Dickinson en 1886 cuando se descubrió su ingente obra. Fue su hermana pequeña, Lavinia, quien halló en su cuarto los cuadernos de poemas que la escritora había redactado a lo largo de su vida.

3.-Una dama de blanco

Le chiflaban los looks total white. La autora americana sólo vestía ropa blanca (generalmente camisón de este tono y un chal a juego), aunque se desconoce el por qué de esta pequeña excentricidad. Hay quienes lo atribuyen al color con el que identificó su soledad o un amor platónico.

4.-Salud delicada

Padecía la conocida por entonces como “enfermedad de Bright”, un problema renal crónico.

5.-Encierro voluntario

Otro de los aspectos que más llama la atención a los biógrafos de la poeta es el paulatino proceso de reclusión que le llevó a pasar los últimos 15 años de su vida encerrada en su cuarto.

6.-Nunca conoció Nueva York

Podría decirse que esta ciudad es casi la Meca americana, pero Emily Dickinson nunca la conoció. Sí viajó a Boston, pero para una visita médica. Sus salidas de Amherst fueron contadas.

7.-Salvada del fuego

Antes de morir, Emily pidió a su hermana Lavinia que quemase todos sus papeles. Lavinia se deshizo de parte de su correspondencia, pero se negó a arrojar a las llamas los cuadernos con sus poemas. Un gesto que salvó toda su obra.

8.-Su asignatura preferida

Curiosamente, no era Literatura, sino Botánica. La poeta tuvo que abandonar sus estudios por su delicada salud, pero destacó como una brillante alumna en campos como las Ciencias Naturales y la Astronomía.

9.-El libro que marcó su vida

Cuando Emily Dickinson leyó Jane Eyre, de Charlotte Brontë, sintió una especie de revelación y se convenció de que iba a consagrar su vida a la literatura.

10.-Amores imposibles

Sobre su vida amorosa existen muchas especulaciones, pero pocas evidencias. Su primera pasión frustrada pudo haber sido con un joven al que su padre habría prohibido frecuentar. Más tarde llegaría el que muchos consideran su gran amor: un pastor protestante y casado. También los hay que apuntan a una posible relación frustrada con su cuñada Susan Gilbert, amiga y confidente y esposa de su hermano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.