5 razones para creer que Jane Austen no era una cursi

by Cassandra Austen, pencil and watercolour, circa 1810
Jane Austen pintada por su hermana Cassandra

Con sólo seis novelas publicadas (dos de ellas de forma póstuma) y una vida que no rebasó los 42 años, Jane Austen ha conseguido atravesar siglos de historia como un referente literario, sumando nuevos adeptos en cada generación y algún que otro exabrupto de sus colegas. Memorable fue la crítica gore de Mark Twain: “¡Cada vez que leo ‘Orgullo y prejuicio’ quiero desenterrarla y darle golpes a su cráneo con su propia tibia!”. Charlotte Brönte también se negó a considerarla una maestra de las letras“Hace curiosamente bien su trabajo de delinear la superficie de las vidas de los ingleses refinados; hay una fidelidad china, una delicadeza de miniatura en la pintura: no altera a su lector con nada vehemente, no lo molesta con nada profundo”. 

Y es que, si bien ha conseguido el favor de muchos lectores, a Jane Austen tampoco le han faltado detractores, quizá por esa visión estereotipada de que sus obras son sólo novelas románticas con final feliz. Hoy, día en el que se celebra el 240 aniversario de su nacimiento en Escribientes.com queremos subrayar 5 datos que nos ayudarán a descubrir la parte más subversiva de esta autora británica.

1.- Jane Austen se negó a utilizar un seudónimo masculino

No quiso disfrazar la autoría de sus obras bajo un nombre masculino (algo frecuente en la época) y firmó su primera novela, Sentido y sensibilidad, como “A lady” (una dama), reivindicando su género.

2.- Nunca contrajo matrimonio

La autora romántica por excelencia se mantuvo soltera toda su vida. Y lo hizo por convicción: aceptó una proposición de matrimonio de Harris Bigg-Wither (hermano de unas amigas suyas) y, al día siguiente, se retractó.

3.- Acuñó el término “béisbol”

Es una curiosidad que denota que era una mujer al tanto de las nuevas corrientes. Su novela póstuma La Abadía de Northanger fue la primera en la que apareció el término “base ball”, en 1818. La cita exacta era: “[Catherine] debería preferir el cricket, base ball o montar a caballo…”. El dato se recoge en el libro Authorisms: Words Wrought By Writers, de Paul Dickson.

4.- Más sexo de lo que parece

Las novelas de Jane Austen son conocidas por su escaso contacto físico, rozando casi la castidad: en sus obras se han contabilizado unos 14 besos, incluyendo los que se dan en las las manos o las mejillas. Sin embargo, nuevos enfoques sobre su obra, como el que realizó John Mullan, nos invitan a ir más allá de las palabras para desvelar los roces y el erotismo que sí están en sus libros, aunque no de una manera explícita.

5.- Ironía y denuncia

Las adaptaciones cinematográficas de las obras de Jane Austen han contribuido a difundir esa visión reduccionista de que sus novelas son sólo pasiones románticas. Sin embargo, el estilo literario de la autora británica se caracteriza por su dominio de la ironía y por la inclusión de denuncias sociales, como la brecha entre hombres y mujeres en la sociedad de la época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.