7 curiosidades sobre Roald Dahl

Roald_Dahls_Matilda



Roald Dahl
(1916-1990) sostenía que “los adultos son criaturas llenas de caprichos y secretos”. Acertó tanto que ni siquiera él mismo se libraba de la sentencia. Por eso nos hemos propuesto comentar en este post algunas curiosidades de la vida y la obra del autor de Matilda y Charlie y La fábrica de chocolate. El lunes se cumplieron 25 años del fallecimiento del escritor y en el blog de Escribientes.com no hemos podido resistirnos a hablar del hombre que consiguió imprimir a la literatura infantil y juvenil un punto de ironía y perversión de lo más estimulante y divertido.


 

1.-Siempre daba la talla en su “pequeño nido”

Roald Dahl, que medía cerca de los dos metros de altura, buscó no obstante un lugar reducido para escribir, al que él llamaba “mi pequeño nido”. Se trataba de una casa de jardín, una especie de cabaña en la que escribió toda su obra y en la que no permitía que entrase nadie, excepto Quentin Blake, que ilustró algunos de sus cuentos, entre ellos, Matilda. Dahl escribía siempre en un sillón con orejeras apoyado sobre una tabla de madera.

roalddahlsillon

2.-Un accidente al más puro estilo de El principito

Roald Dahl fue piloto de la Real Fuerza Aérea y, durante una misión en 1940, tuvo un accidente en el desierto de Libia. Ciego y con el cráneo fracturado, consiguió alejarse del aparato antes de perder el conocimiento y que el avión explotara. Lo trasladaron a un hospital de Alejandría y dos meses más tarde recuperó la vista.

3.-Escribió Los gremlins (pero no los de la película)

Su experiencia como piloto de la RFA le sirvió de inspiración para su primer cuento infantil: Los gremlins, esos seres entrometidos que más tarde también protagonizarían la película de 1984. Sin embargo, la historia de Dahl, publicada en 1943, no tiene nada que ver con el filme: ambos tratan de estas criaturas mitológicas, pero no comparten argumento. De hecho, el escritor galés habla de ellos porque en la RFA era frecuente atribuir los fallos de los aviones a los gremlins, conocidos por sabotear maquinarias y otros aparatos. Su historia fue adaptada por Walt Dinsey para convertirse en película, pero el proyecto cinematográfico se frustró.

4.-Se llamaba Dahl, Roald Dahl

Sí, para sacarse unos ingresos extra, Roald Dahl escribió también guiones, entre ellos, el de la cinta Sólo se vive dos veces, la popular saga de James Bond. Participó asimismo en la adaptación de Chitty Chitty Bang Bang, otra novela de Ian Fleming, el creador del agente 007. También apareció en los créditos de guión de la película basada en Charlie y la fábrica de chocolate, que se estrenó en 1971 con Gene Wilder como protagonista (aunque, en un principio, Dahl quería a Peter Sellers para encarnar a Willy Wonka).

5.-Casado con Hollywood

Dahl contrajo matrimonio con la actriz Patricia Neal en 1953. Se dice que el escritor sucumbía con facilidad a tentaciones extramaritales y que llegó a sentir celos del éxito de su esposa (quien ganó un Oscar por su actuación en la película Hud junto a Paul Newman). Sin embargo, estuvieron casados durante 30 años y tuvieron cinco hijos. Juntos sufrieron la pérdida de su hija mayor, Olivia, por meningitis, y superaron los tres infartos cerebrales que afectaron a la actriz durante su quinto embarazo y que la dejaron sin habla y sin poder caminar. Tras su separación en 1983, Dahl se uniría a Felicity Ann d’Abreu Crosland, la (¿hasta entonces?) mejor amiga de Patricia Neal.

breakfast-at-tiffanyspatricianeal
Patricia Neal (en la imagen de la izquierda junto a Dahl) encarnó a la generosa “amiga” de George Peppard en “Desayuno con diamantes”

dahl y neal

6.-¿Antisemita? No, anti-israelí

El escritor fue acusado en varias ocasiones de antisemita por una crítica literaria. No obstante, el autor sólo admitió ser “anti-israelí” y acusó al estado judío de tener controlados los medios de comunicación, el único motivo que encontraba para justificar que todos los editores pasasen por alto algunas de las atrocidades bélicas del estado de Israel, como la matanza de civiles.

7.-Cigarillos Cartier

El escritor, que falleció a causa de una leucemia, mantuvo intactos hasta el final de su vida algunos de sus vicios: los cigarrillos Cartier, la ginebra y el chocolate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.