Reseña: “La Biblia para hipsters”

Los hipsters, esa masa heterogénea que encarnan los nuevos bohemios –y en la que hemos ido integrando indiscriminadamente a cualquier hombre de barba espesa–, se han convertido en los deseados, en el público objetivo de cientos de campañas publicitarias. Sólo hay que ver el último spot electoral del PP –elevado a Trending Topic bajo el hashtag #TambiénLosHipsters– para entender las dimensiones de este fenómeno.

También el principal grupo editorial de nuestro país se ha lanzado a la “caza” de este segmento de la población con La Biblia para hipsters (Planeta), del matemático y biblista Francisco Varo. El título viene a justificarse en este fragmento del libro: “Si era consolador para un campesino medieval contemplar a Jesús como un rey soberano que lo acoge con afecto (…), también un hipster del siglo XXI puede ser su amigo, pues tiene muchas cosas en común con Él. Jesús tampoco era un hombre ‘del sistema’, que se dejara llevar por la mainstream de su tiempo, sino que tenía personalidad propia”.

La cita refleja el alma de este ensayo en el que su autor realiza un esfuerzo para acercar a las nuevas generaciones los contenidos de Las Sagradas Escrituras a través de referentes contemporáneos. Eso sí, quien espere encontrar en este texto un repaso por la influencia de la Biblia en esta subcultura de corte alternativo y esencia vintage acabará, cuando menos, frustrado. Esta idea, que es a la que evoca la cubierta del libro, se aclara en el prólogo de Francisco Varo, cuando explica que él ha intentado crear más bien una “biblia de la Biblia”.

portada2Y, ciñéndonos a sus pretensiones, se podría decir que ha cumplido con su objetivo. Aborda contenidos, los resume, contextualiza y hasta formula esquemas que convierten a La Biblia para hipsters en una recurrente guía de consulta sobre el mayor best-seller de todos los tiempos. Instructivo por momentos, en demasiadas ocasiones la sospecha de adoctrinamiento se cierne sobre el lector. Francisco Varo peca –nunca mejor dicho– de no realizar un análisis aséptico sobre una obra que podría resultar interesante no sólo a los creyentes.

De hecho, sus amplios conocimientos sobre la materia y su capacidad para acercarlos a la cultura moderna son los que logran generar cierto interés en la lectura de este libro. Probablemente nunca se hayan preguntado qué tienen que ver los patriarcas de la Biblia con el Ipad de Steve Jobs, o el calvario de Jesús con el paseo de Frodo y Sam por Mordor, U2 con Jeremías, o Breaking Bad con la serpiente del Génesis, pero tampoco importa: Francisco Varo se encarga de buscar interesantes conexiones entre los personajes de la Biblia y los que forman parte de nuestra cultura audiovisual.

Este aspecto, junto a la inclusión de textos no bíblicos en los que se alude a la creación del mundo, a los reyes israelitas o al propio Jesús, además del trabajo de contextualización histórica que realiza de algunos escritos del Nuevo Testamento son los que constituyen el mayor atractivo de La Biblia para hipsters, especialmente si se asume su lectura con curiosidad manteniendo una visión crítica.

Las aclaraciones etimológicas e históricas que desgrana, por ejemplo, para quienes consideran que el cristianismo constituye la base cultural que justifica el sometimiento de la Tierra a manos del ser humano, o su particular argumentario sobre la igualdad de género en la relación de Adán y Eva, son muy discutibles pero, al menos, están racionalizadas. Tampoco esquiva ciertas polémicas: no se olvida de citar a Woody Allen parodiando a Abraham por estar dispuesto a matar a su hijo Isaac en nombre de Dios, ni de aclarar que algunos de los textos que recoge –como las palabras de Flavio Josefo sobre Jesús– han podido ser sometidos a reinterpretaciones y modificaciones por cristianos. Alusiones que, aunque puntuales, dan un mayor crédito al autor.

Se aprecia el entusiasmo que Francisco Varo demuestra sobre la materia: La Biblia para hipsters tiene defectos, pero al menos no es un libro desapasionado. El biblista utiliza un lenguaje claro y se expresa adecuadamente, a pesar de que el lector no “comulgue” con lo que escribe. No es deliberadamente sibilino, como muchos teólogos, y se muestra acertado en las comparaciones y “ganchos” modernos.

La Biblia para hipsters es una buena introducción a los textos sagrados para el que no se atreva a afrontar su lectura en crudo y constituye un buen manual para orientarse en sus escritos. Es un libro divulgativo con referencias contemporáneas que a buen seguro gustará a los jóvenes creyentes, pero que no entusiasmará a los escépticos ni a los incrédulos, ni a los que se acerquen a su lectura por mera curiosidad. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.